YELLOWSTONE NATIONAL PARK

Hola a todos, en esta nueva entrada de mi blog, os voy a hablar sobre mi viaje a Yellowstone National Park.

Lo primero de todo es pediros perdón porque hace ya bastante tiempo de mi última entrada. Sin embargo tanto tiempo sin escribir esta en parte justificado. Y es que los últimos dos meses y medio he tenido muchas cosas que hacer y bastante poco tiempo libre. Lo primero ha sido mirar diferente opciones de cara a mi futuro el año que viene. Eso unido a planear el viaje de Yellowstone después del fin del año escolar, mas mi viaje de vuelta, las despedidas del último mes en Portland…

En fin, este viaje a Yellowstone es algo que siempre había querido hacer y que tenía en mente hacer desde antes de venir a Estados Unidos. ¡¡Y por fin lo he hecho realidad!!

El jueves 12 de junio fue el último día de escuela en Portland y después de esa fecha tenía casi tres semanas libres antes de volver a España el 3 de Julio. Como tenía tiempo para viajar y sabía a donde quería ir, no hubo más que empezar a preparar todo. Os voy a contar como fue la aventura.

Planear el viaje no fue fácil y me llevo mucho tiempo, pero finalmente cerré las fechas del viaje (15-25 de Junio), el alquiler del coche y otros detalles como el alojamiento. Además conseguí convencer a un amigo, Adrián, para que se viniese conmigo.

Así pues Adrián y yo, tras hacer los preparativos oportunos, salimos de Portland el lunes 15. Ese día condujimos por la autovía 84 que va hacia el este de Oregón para luego entrar en el estado de Idaho y acabar el día durmiendo en ese estado en un camping cerca de Twin Falls.

Al día siguiente, 16 de Junio, nos levantamos temprano para completar las 4 h que nos quedaban hasta el parque y tras un rato en el coche, lo habíamos conseguido. !!La puerta de entrada oeste del parque de Yellowstone National Park!!

DSC01694

La entrada en el parque fue triunfal. No llevábamos ni cinco minutos conduciendo dentro del parque cuando los coches de delante empezaron a pararse en la cuneta mientras Adrián y yo nos preguntábamos que estaría pasando. Resulta que eran unos bisontes con crías cruzando y andando por el borde de la carretera. Tras unos minutos contemplándolos, decidimos continuar la marcha y detenernos en un lugar junto a un río muy precioso.

Allí había un hombre pescando y al otro lado del río estaban dos hembras de elk (alce) descansando. Mientras contemplábamos la bonita imagen, Adrián se fijó en un coyote que estaba descendiendo la ladera de la montaña hacia los elk y amago con atacarlos. No nos podíamos creer nuestra suerte, media hora en el parque y ya habíamos visto todo eso. ¿Veríamos algún oso durante los 10 días que duraba nuestro viaje?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un bisonte cruzando la carretera

Durante el viaje habíamos pensado dormir en campings que hay dentro de parque y que no se pueden reservar. Estos campings funcionan de manera que las primeras personas que llegan por la mañana se quedan con las parcelas hasta que el camping se llene. Como ese día era tarde teníamos que encontrar alojamiento.

Lo encontramos fuera del parque al lado de la puerta de entrada norte, un camping llamado Eagle Creek que estaba en lo alto de una montaña con unas vistas muy buenas. Tras montar nuestra tienda de campaña, exploramos el pueblecillo y también visitamos unos pequeños geiseres. Por la noche regresamos al camping donde pudimos el mejor cielo o lleno de estrellas que podáis imaginar.

DSC01203

Camping de Eager Creek

DSC00721

Elk y sus crías cerca del pueblo donde estaba Eager Creek

Al día siguiente, miércoles 17, salimos algo tarde del saco pues necesitábamos descansar. Tras visitar el centro de visitantes del parque, exploramos la parte norte de Yellowstone par en la que destaca sobre todo el lugar conocido como MAMMOTH HOT SPRINGS. Es un lugar precioso en el que hay fuentes termales que a lo largo de miles de años han ido depositando carbonato de calcio en las terrazas de una colina formando paisajes alucinantes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mammoth Hot Springs

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Adrian y yo en Mammoth Hot Springs

Además las algae termófilas que se han adaptado a vivir en aguas tan calientes, tiñen el paisaje de colores como marrón, naranja, verde o rojo contribuyendo a decorar el medio de tal manera que a veces parece que un paisaje lunar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mammoth Hot Springs

Además ese día fuimos hacia el sur a visitar NORRIS GEYSER BASIN, un lugar en el que se puede hacer un recorrido de varias millas a lo largo del cual te vas encontrando muy y muy diferentes geiseres bastante activos así como fumarolas.

DSC00741 DSC00813 DSC00830

Norris Geyser Area

Al día siguiente, jueves 18, tuvimos un día muy bonito e interesante. Adrián y yo queríamos levantarnos muy pronto para ver animales salvajes, pues las mejores horas para ello son 6.00-7.30 a.m (por la mañana) y 7.30-9.00 p.m (al atardecer) y  para llegar al valle que nos habían recomendado teníamos que conducir una hora. Así que madrugamos mucho.

El madrugón mereció la pena porque de camino al valle paramos en un sitio donde había gente detenida y en la ladera de enfrente, al otro lado del río, había una osa negra con una cría. Tras unos 20 minutos viéndola, continuamos nuestra marcha hasta LAMAR VALLEY por la carretera que va hacia la entrada noreste de parque.

Allí para empezar había una pradera enorme llena de bisontes. ¡Era espectacular! Tras un rato contemplándolos seguimos por el valle y paramos en otro sitio donde había bastante gente mirando ladera arriba. Nosotros no veíamos nada, pero la gente tiene unos aparatos muy potentes y caros para enfocar a lo lejos y nos dejaron mirar. ¡Era una osa grizzly con dos cachorros! Además por la zona había ciervos y otros ungulados pastando.

DSC00878 DSC00905 DSC00896

Los bisontes en las praderas de Lamar Valley

Tras ese tiempo era la hora de desayunar. Adrián y yo cogimos el café, unas tacitas y unos cereales y en lo alto de la siguiente pradera estuvimos desayunando viendo los bisontes de lejos. ¡Qué desayuno tan pacífico!

Algo más tarde fuimos hacia el sur a visitar el Gran Cañón de Yellowstone que está situado en la parte este del parque.

Por el camino paramos a visitar un pequeño cañón que se puede ver desde la carretera así como TOWER FALLS. En este es el punto más característico de la zona noreste del parque y en él se puede visitar una cascada de 40 m de altura. Además allí se puede hacer un pequeño hiking hasta llegar abajo a una playita junto al rio Yellowstone donde por supuesto Adrián y yo nos mojamos los pies y nos tumbamos a relajarnos un rato.

DSC00962

Playita en Tower Falls

Ya por la tarde llegamos a visitar EL GRAN CAÑON DE YELLOWSTONE, una visita obligada para cualquier turista. Y es porque…   ¡¡El cañón es sencillamente una pasada, algo único!!

En el Parque de Yellowstone hay un lago de enormes dimensiones (354 km²) en lo que era el cráter del volcán. El agua sale del lago y fluye durante bastantes millas por el rio Yellowstone, un rio ancho y con mucho caudal,  hasta llegar al cañón donde el río se estrecha enormemente llegando a una cascada enorme de 94 m de altura.

DSC01027

Las vistas desde arriba del cañón son espectaculares, pero además hay unas escaleras que bajan hasta casi la misma base del cañón, en frente a donde el agua se precipita golpeando la roca. No hay palabras para explicarlo, mejor que veáis una foto.

DSC01037

DSC01055

Cuando volvimos a subir arriba, Adrián y yo hicimos una ruta por el borde del cañón hasta un punto llamado ¨Artist Point¨ donde se puede contemplar la enorme cascada y el posterior flujo del río por el fondo del cañón que a lo largo de los años se ha ido escavando en la roca.

DSC01135

Una foto tomada en el “Artist Point”

Para terminar ese día, finalmente hicimos un hiking muy bonito al lado del cañon y  que pasa por varios sitios con geiseres y también bordeando dos lagos. El primero un lago con nenúfares y el segundo llamado ‘Crystal Lake” un lago de unas aguas cristalinas maravillosas.

DSC01157

DSC01185

Crystal Lake

Al día siguiente, viernes 18, nos levantamos, recogimos todo lo del camping y nos fuimos a hacer un hiking. El lugar elegido era Mr WASHBURN, una montaña de 3122 m. Adrián y yo dejamos el coche en el parking y tras coger el material necesario empezamos a andar las 3.2 millas y los 600 m de desnivel que había hasta la cima. Era una ruta fácil, pero lo peor fue el calor.

DSC01277

DSC01299

Vida salvaje de camino a la cima

La montaña WashBurn es una de las más altas de Yellowstone, pero lo mejor es que está situada hacia el centro del parque nacional, con lo cual desde el observatorio de la cima se puede contemplar prácticamente toda la inmensidad del parque. Además hay carteles que explican lo que ves en las diferentes direcciones, así como los materiales y accidentes geológicos.

DSC01238

Vistas desde el camino subiendo a WashBurn.

DSC01241

Vistas del Gran Cañon de Yellowstone subiendo a WashBurn

Más tarde, una vez terminada la ruta, pasamos por el Gran Cañon que habíamos visitado el día anterior. Nos había quedado pendiente, por falta de tiempo, hacer una ruta cortita hasta lo alto de la cascada del Gran Cañon de Yellowstone. Sin pensárnoslo, cogimos el camino y fuimos bajando hasta que encontramos la cascada. ¡¡Impresionante!! Ver tanto agua que llega a gran velocidad al salto de la cascada para caer los casi 100 m de altura del cañón, solo se puede describir con una palabra ¡Impresionante!

DSC01316

Posteriormente, tras hacer un alto en una cafetería, pusimos rumbo al sur del parque donde pasaríamos esa noche. Por el camino fuimos increíblemente afortunados, ya que apenas habíamos empezado el camino cuando encontramos a un oso Grizzly comiendo hierba y bayas a 50 m de la carretera. Por supuesto paramos y nos bajamos del coche a contemplar al oso durante los 10 min que estuvo allí alimentándose tranquilamente sin importarle que hubiese varios cientos de turistas fotografiándole desde posiciones cercanas. Un regalo a la vista.

DSC01330 DSC01327

De camino al camping también atravesamos Heyden valley, uno de los mejores lugares del parque para ver vida salvaje al haber entre otros animales multitud de bisontes. No nos detuvimos demasiado porque pensábamos volver otro día.

Al día siguiente, sábado 20, nos despertamos en el camping de Lewis Lake, al sur del parque, y por la mañana visitamos WEST THUMB, unos geiseres que están situados al borde del lago en la parte menos profunda del lago llamada también West Thumb y que se creó tras la última gran explosión hace unos 174.000 años.

DSC01383 DSC01391 DSC01397

Geiseres de West Thumb

Después de visitar también el pueblo que está al lado y de volver a comer al camping, por la tarde nos fuimos a otra de las zonas estrellas desde el punto de vista geológico. La zona conocida como OLD FAITHFUL.

DSC01458

En esa zona hay unos 100 geiseres activos, de los cuales el más famoso es conocido como Old Faithful dando nombre a la zona. Este geiser erupciona cada hora lanzando agua hasta a 50 o 75 metros de altura durante unos 5 minutos.

DSC01500

Old Faithful a lo lejos en erupción

Por supuesto, lo vimos erupcionar y luego nos hicimos a pie un recorrido de varias millas visitando los demás geiseres prestando especial atención a las predicciones del centro de visitantes por lo que muchos de los geiseres los cogimos en erupción. Tanto la erupción de Old Faithful, como las estructuras geológicas formadas, como las erupciones de los demás geiseres son impresionantes.

DSC01489

Otro geiser cercano en erupción

Después de la visita, esa tarde seguimos la carretera suroeste para visitar otros sitios cercanos con geiseres famosos.

Lower Geyser Basin, Grand Prismatic Spring, Black Sand Basin, Moorning Glory Pool…con lugares increíbles, geiseres, mud vulcanos, bobby socks…Esta parte del parque es muy característica y nunca te cansas de verla.

DSC01467 DSC01606 DSC01535 DSC01519

Geiseres, fumarolas y bobby socks

El domingo 21 era nuestro último día en Yellowstone porque al día siguiente saldríamos en dirección sur para visitar el parque nacional del Gran Teton. Y aún nos quedaba alguna cosa pendiente de ver.

Ese día nos dedicamos a visitar por la mañana el entorno de YELLOWSTONE LAKE en la zona sur y poco a poco fuimos subiendo hasta coger la carretera que va hacia la entrada este. Allí visitamos un mirador desde donde se ve toda la inmensidad del lago y almorzamos en una playita para posteriormente seguir hasta un lago pequeño llamado Sylvan Lake.

DSC01558

Un elk macho en el entorno de Yellowston Lake

Por la tarde, seguimos el río Yellowstone hacia el norte, parando en algún merendero a orillas del río, visitando el Mud Volcano. Además ese día visitamos HAYDEN VALLEY, el famoso valle donde el río Yellowstone traza unas formas preciosas y en el que hay inmensidad de praderas verdes donde puedes encontrar a los bisontes por cientos.

DSC01323

El río Yellowstone a su paso por Hayden Valley

DSC01597

Un bisonte junto a una fumarola al lado del río Yellowstone

Por supuesto Adrián y yo estuvimos un buen rato disfrutando los paisajes así como los tan famosos bisontes.

DSC01623

DSC01600

Disfrutando de los bisontes en Hayden Valley

A media tarde, decidimos volver al camping de Lewis Lake, al sur del parque, para descansar adecuadamente ya que al día siguiente nuestro viaje continuaba. Nos íbamos un poco más al sur a visitar el PARQUE NACIONAL del GRAN TETON. Sobre nuestra visita a este parque os hablaré en mi nueva entrada.

VUELTA A CASA. Stopover: REIKIAVIK

Antes de mi viaje a Yellowstone & Gran Teton, por supuesto ya tenía los billetes de vuelta comprados y cerrados. Así que cuando volví a Portland tuve una semana sin casi ningún tipo de obligación para hacer todo aquello que no me había dado tiempo antes bien sea por que la escuela no me lo había permitido o simplemente porque no había surgido la oportunidad.

Entre esas cosas me hice un par de excursiones en bici de montaña por Forest Park, fui a alguna fiesta, fui un día a la playa de la desembocadura del río Willamette en el río Columbia donde me pegué un buen baño, exploré partes de la ciudad que aún no había visto, quedé con mis amigos para despedirme,  cerré mi cuenta americana del banco, devolví la bicicleta que me habían prestado por todo el año, hice las maletas…y disfruté de la ciudad y de su calor como, de alguna manera, no lo había hecho antes.

Pero por fin llegó el día de iniciar el retorno. Ese día fue el jueves 2 de Julio de 2015. Un par de amigos me llevaron al aeropuerto y tras facturar mis dos maletas embarqué en un vuelo hacia New York que salía a las 22.30. Muy a mi pesar dejaba Portland, la ciudad que me había dado cobijo y quizá otra visión del mundo durante los últimos 10 meses. Muchas son las cosas que he aprendido allí, no solo el idioma inglés, sino comprobar de primera mano la convivencia de diferentes culturas, la mezcla y el respeto racial, el movimiento hypter…

Esa noche dormí en el avión y a las 6.30 de la mañana (3 de Julio) aterricé en el aeropuerto John F. Kennedy de New York. Desde el avión pude ver los rascacielos, la bahía y la estatua de la Libertad a lo lejos, pero sin embargo aún me queda pendiente visitarlo ya que tan solo hice una escala de unas horas.

Con tres cuartos de hora de retraso mi avión salió a las 15.00 horas desde New York hacia Islandia donde haría una nueva escala para desde allí volar a Madrid. ¡Mis 10 meses en suelo americano, llegaban desgraciadamente a su fin!

Tras unas cuantas horas, en las que la mayor parte del tiempo fui dormido, llegamos a las 23.30 al aeropuerto internacional de Keflavik, muy cerquita de la capital de Islandia, Reikiavik. Sorprendentemente justo a esa hora un sol enorme se estaba poniendo en el horizonte. Muy bonito la puesta del sol tan septentrional.

En Islandia tenía una escala de…16 horas, por lo que lógicamente, había preparado con anterioridad una visita a la capital Reikiavik.

Del aeropuerto  de Keflavik a la capital solo hay 45 minutos de trayecto y hay buses durante toda la noche.  Lo primero que hice tras aterrizar fue comprar algo para cenar y tomármelo tan tranquilamente en una zona del aeropuerto. Más tarde salí a fuera a esperar el bus. Aunque el sol se había puesto, todavía había luz y se podía ver perfectamente. Cuando el bus vino, lo tomé y me llevó a la estación de Reikiavik.

Allí estuve mirando información un rato y descansando otro poco antes de empezar mi visita a la capital de la isla. A las tres y media de la madrugada empecé mi visita a pie a la capital.

Desde la estación de buses anduve diez minutos con mi mochila hasta la llamada catedral de Reikiavic. Puede parecer sorprendente, pero a esa hora se empezaban a vislumbrar lo primeros rayos de sol. Y es que  Reikiavices la capital más septentrional del mundo y allí en verano el sol solo se esconde tres horas. De hecho nunca se llegó a hacer de noche, siempre hubo suficiente luz como para ver sin necesidad de farolas.

20150704_002515

Iglesia de Hallgrímskirkja, la llamada catedral de Reikiavik.

Aunque no lo parezca, Hallgrímskirkja, no es la catedral de Reikiavik, es solo una iglesia más, eso sí, de enormes dimensiones.  Delante de ella se encuentra una famosa estatua de  Leif Eriksson, hijo de Erik el rojo.

20150704_001940

Hallgrímskirkja y la estatua de Leif Eriksson.

Después me dirigí andando hacia la zona costera. Allí hay  una escultura famosa y muy bonita de un barco vikingo. El sol estaba saliendo en esos momentos y con el mar de fondo resultó ser una experiencia muy gratificante que me quedé un rato a contemplar. Al rato, con el sol todavía en alza, me dirigí hacia la ópera de la ciudad, llamado el Harpa, un edificio muy moderno construido al lado del mar.


20150704_004500 20150704_003826

20150704_003537

Al rato, con el sol todavía en alza, me dirigí hacia la ópera de la ciudad, llamado el Harpa, un edificio muy moderno construido al lado del mar.

20150704_010710

El edificio conocido como el Harpa.

Posteriormente estuve viendo la zona del puerto antiguo donde hay un contraste interesante entre elementos antiguos y modernos.

20150704_021458

20150704_020657

Entorno del puerto antiguo.

Después volví al centro de la ciudad  donde pude ver las principales plazas como Austurvöllur y Ingólfstorg. Dos plazas muy cercanas con mucha vida por el día.

20150704_024038

Plaza de Austurvöllur en el centro de Reikiavik

Un rato después visité el entorno del lago Tjörning con el moderno y llamativo edificio del ayuntamiento y después me recorrí la principal calle comercial llamada Laugaveur.

20150704_025107

Estanque de Tjörning con sus patitos y el edificio del ayuntamiento

Aunque parezcan muchas cosas, Reikiavik es una ciudad pequeñita y todos los lugares están bastante próximos entre sí por lo que no empleé mucho tiempo en ver todo.  Como aspecto a resaltar, durante mi visita encontré todos los lugares  prácticamente desiertos ya que aunque era de día, visité Reikiavik en horario nocturno. Por tanto además de encontrar muy poquita gente, los principales edificios estaban cerrados.

Cuando terminé de ver todo fui a la orilla del mar y me senté a descansar hasta que empezaron a abrir los bares y pude buscar uno para desayunar en la conocida y ya citada calle de Laugeveur.

Tras un buen rato disfrutando de mi desayuno, busqué un supermercado para comprar algún snack y también algo para comer antes de coger el avión hacia Madrid. Pero antes de eso aún me quedaban algunas cosas por hacer en Reikiavik.

Lo primero fue ir de nuevo a la iglesia de  Hallgrímskirkja para visitarla esta vez por dentro y poder subir a lo alto de su torre a disfrutar las mejores vistas de la ciudad con sus casitas de colores y también unas vistas preciosas de la bahía con la montañas cercanas.

20150704_065618 20150704_065559

Vistas de Reikiavik desde la iglesia de Hallgrímskirkja

Tras bajar, pude visitar un parque donde se mostraba la exposición nacional de escultura en piedra. Esta visita me gustó mucho ya que en el parque había más de cincuenta esculturas todas muy interesantes.

20150704_032147

Posteriormente volví paseando por la calle de  Laugeveur hacia el Harpa en el puerto. Esta vez paseé  por Laugeveur con todos los comercios abiertos entre los cuales encontré alguna sorpresa divertida.

20150704_051742 20150704_051602

Calle de Laugeveur y algunos comercios

Cuando llegué al Harpa, lo visité por dentro encontrándolo muy excitante ya que si el edificio es moderno y llamativo por fuera aún lo es más por dentro.

20150704_072450

Interior del Harpa

Cuando terminé de visitar el Harpa ya solo tenía una cosa pendiente de todo lo que había pensado visitar. Ir hasta una piscina natural de aguas termales en Nautholsvik Geothermal Beach y pegarme un baño. La piscina se hallaba a unos 45 minutos del centro de Reikiavik asique me aventuré a ir allí andando.

Cuando llegué a Nautholsvik Geothermal Beach me encontré que había un lugar habilitado para cambiarse e incluso un bar donde podías pedir un cóctel o bebida que te podías tomar mientras te bañabas. Tras ponerme el bañador finalmente me metí a la piscina. Por desgracia no puedo mostraros una foto de la piscina ya que dejé la cámara y el móvil en la mochila.

En la piscina estuve unos 40 minutos. La verdad es que la sensación de bañarte en una piscina térmica natural es increíble. El agua está a una temperatura bastante alta y mientras tú estás dentro ves cómo sale vapor de agua de la piscina. Cuando una parte de tu cuerpo se calienta bien puedes cambiar de posición. La experiencia estuvo genial, sin embargo no pude estar más tiempo porque no podía arriesgarme a perder el bus para el aeropuerto.

Tras cambiarme de ropa nuevamente, anduve media hora hasta la estación de autobuses. Allí cogí un bus al aeropuerto en cuyo exterior estuve comiendo en el césped antes de entrar y pasar los correspondientes controles de seguridad.  Después de esperar un ratito, mi avión finalmente despegó a las 16.15 con destino Madrid.

Por fin después de un viaje no demasiado largo aterricé en Madrid el sábado 4 de Julio a las 22.45 de la noche. Allí me encontré con mis padres que tras unos achuchones me llevaron a casa. ¡Mi aventura americana había llegado finalmente a su fin!

GRAN TETON NATIONAL PARK

En esta entrada os voy a contar como fue la visita que realicé con mi amigo Adrián al PARQUE NACIONAL DE GRAN TETON, después de haber visitado el parque Nacional de Yellostone en la primera parte de nuestro gran viaje.

El lunes 22 de Junio, Adrián y yo nos despertamos pronto en el camping de Lewis Lake al sur del parque de Yellostone. Tras recoger todo el material de acampada nos dirigimos hacia el sur abandonando Yellowstone Park después de casi una semana de visita.

Pronto llegamos al Parque Nacional del Gran Teton. Ambos parques están casi juntos, solo separados por unos 30 km. Cuando llegamos al nuevo parque Adrián nuestra prioridad era conseguir un camping para los próximos tres días.  Lo conseguimos al lado del lago Jackson en un camping llamado ¨Signal Mountain¨.

DSC01703

DSC01712

Vistas de Jackson Lake

Posteriormente fuimos al centro de visitantes de Colter Bay Village y tras informarnos bien sobre las mejores cosas para visitar en el parque, decidimos hacer una ruta desde ese pueblecito, yendo alrededor de Jackson Lake hasta otro pequeño lago más interior llamado ¨Heron Lake¨ y que estaba repleto de nenúfares y aves como pelícanos,  patos, cisnes o garzas.

DSC01728 DSC01723

Heron Lake

Después de volver al pueblecito y coger el coche, decidimos hacer otro pequeño hiking hasta un mirador natural que había en frente de Jackson Lake y desde el cual hay unas vistas preciosas de Jackson Lake y de las montañas que lo rodean.

DSC01753

Al día siguiente, el martes 23 de Junio, nos levantamos dispuestos a visitar la popular zona de JENNY LAKE. Allí, Adrián y yo cogimos un barco que te lleva a la orilla opuesta del lago, donde te bajas y  puedes hacer varias rutas.

DSC01792

Adrián y yo en el barco cruzando Jenny Lake

Primero, decidimos visitar unas cascadas conocidas como Hidden Falls, para después recorrer unas tres millas montaña arriba para ir subiendo hasta  un mirador desde el que se ve todo el lago y también gran parte del parque nacional. Finalmente anduvimos unas millas más por un cañón precioso llamado Cascade Canyon para al final darnos la vuelta, descender la montaña y volver al punto inicial bordeando el lago.

DSC01838 DSC01839

The outlook. El mirador de Jenny Lake

De vuelta al camping, condujimos hacia unas praderas situadas al lado del rio Snake en busca de algún animal que ver al anochecer. Especialmente queríamos ver si encontrábamos un moose o caribú, ya que es el símbolo del Gran Teton y en Yellowstone Park era de los pocos animales que no habíamos conseguido ver. Tuvimos mucha suerte porque aunque no conseguimos ver un moose, encontramos un oso al lado de la carretera.

DSC01917

El oso escondido entre la maleza

El miércoles 24 era nuestro último día para disfrutar del parque nacional puesto que al día siguiente tocaba la vuelta a Portland conduciendo. Tras madrugar, desayunar y recoger el equipo de camping, nos dirigimos nuevamente a Jenny Lake. De camino pasamos por Jackson Lake donde las vistas del paisaje con el reflejo del alba eran espectaculares.

DSC01936

Jackson Lake al amanecer

Allí, alquilamos un kayak durante una hora. La experiencia estuvo muy bien porque así disfrutamos la mañana combatiendo el calor.

DSC01947 DSC01950

En kayak por Jenny Lake

Después de una comida temprana, nos dirigimos en coche hacia el sur para hacer el último hiking antes de partir. El lugar elegido fue un pequeño hiking rodeando Phelps Lake llegando a un mirador con unas excelentes vistas.

DSC02055

Vistas de Pheps Lake

Posteriormente seguimos la ruta hacia la montaña adentrándonos montaña arriba en el Death Canyon unas 4 millas más para acabar dando la vuelta y regresar al coche.

DSC01867 DSC01995 DSC02016

De ruta por Death Canyon

Una vez terminada la ruta, comimos algo y cogimos el coche para empezar en lo que quedaba de tarde el camino de vuelta.

Para salir del parque seguimos una carretera estrechita en dirección sur hacia (Teton Village). La carretera se llamaba Moose Wilson Road y curiosamente después de todos los días que habíamos estado visitando ambos parques, por fin encontramos un moose (o caribú) en una pradera justo al lado de la carretera.

DSC02058

El moose pastando a la orilla de la carretera

En lo que quedaba de tarde salimos del estado de Wyoming en dirección oeste y fuimos hacia el norte pasando por detras del parque del Gran Teton que habíamos vistado. Fue entonces cuando comprendimos porque el parque se llamaba Gran Teton.

DSC02061

Vistas de El Gran Teton desde el valle de detrás (Idaho)

Tratando de aprovechar las horas de luz que aún quedaban, seguimos hacia el norte por el estado de Idaho, pues al día siguiente queríamos volver a Portland por la autovía que atraviesa el estado de Montana. Cuando la noche empezó a caer, Adrián y yo encontramos finalmente un sitio para acampar.

Esa noche descansamos bastante, pues el jueves 25 lo pasamos conduciendo de camino a Portland. Atravesamos los estados de Montana,  Washinton y Oregon solo parando para comer, echar gasolina y descansar un poquito. En total más de 13 horas en el coche para finalizar unas geniales vacaciones de 11 días en YELLOWSTONE y GRAND TETON NATIONAL PARK. Probablemente el viaje más bonito, excitante y completo que jamás haya hecho.

SAN FRANCISCO

Hola de nuevo a todos. En la entrada anterior os he contado cómo fue nuestra visita a Crater Lake y también nuestra grandisima y larga aventura en la Ruta 1 hasta llegar a San Francisco. Pues bien, ahora queda hablaros de la parte más importante, para que conozcais un poco la ciudad de San Francisco.

Lunes 23

El primer día nos despertamos un poco tarde, pues estábamos cansados del viaje tan largo que habíamos tenido el día anterior. Tras desayunar lo primero que hicimos fue ir a comprar el bono de transportes para poder coger cualquier tipo de transporte público durante la semana. Hay que reconocer que en San Francisco el transporte público sí que funciona bien.

Después decidimos empezar nuestra visita visitando la catedral. Decidimos no esperar la cola del tranvía porque estaba bastante cerca y subir unas calles andando. Fue en sí una aventura, porque las cuestas eran realmente empinadas, de hecho alrededor de la catedral están algunas de las calles más empinadas que hay en San Francisco. La catedral no era gran cosa, bonita por fuera y también por dentro pero nada del otro mundo.

DSC00051

Algunas de las calles alrededor de la catedral.

Después pasamos por China Town en nuestro camino hacia Coit Tower, una torre en lo alto de una colina al lado del mar y desde la cual se puede ver toda la ciudad y la bahía. Antes de subir nos hicimos algunas fotos con el puente del Golden Gate de fondo.

DSC00071                                  DSC00115 DSC00123

Vistas desde Coit Tower

Posteriormente cogimos un bus que nos llevó a la parte del puerto conocida como Fisehman´s Warf. Por allí dimos una vuelta viendo la calle principal con sus tiendas y restaurantes típicos para después de comer seguir dando un paseo por el borde del mar viendo los diferentes artistas que actuaban y también viendo a las focas descansar en el puerto.

Tras otro paseo a primera hora nos dirigimos a un parque donde decidimos esperar la cola para coger el tranvía pero la cola avanzaba demasiado despacio y tuvimos que esperar media hora.

11064624_10153155771861963_1262217989988627340_n

DSC00169 DSC00175

Montando en el famoso tranvía de San Francisco

Después de visitar la torre bajamos en autobús hasta Lombard Street que es una calle que está tan empinada que los coches no pueden ir rectos, tienen que ir siguiendo las “eses” trazadas en la calle. La calle con las casas y sus garajes situados en puntos increíbles, las jardineras laterales y muchos turistas haciendo fotos y contemplando como bajan los coches por las “eses”, es muy de película.

DSC00197

Lombard Street desde abajo

Después del show de Lombard Street anduvimos hasta una calle comercial cercana llamada Unión Street y que por supuesto también está en cuesta. Por último volvimos al hotel para ir a cenar a un tailandés.

Martes 24

El Martes fue el día que visitamos la exprisión de alta seguridad de Alcatraz que está ubicada en una pequeña isla en mitad de la bahía. La entrada no es barata y tuvimos que reservarla un par de semanas antes porque si no te puedes quedar sin ellas.

DSC00205

Llegando a Alcatraz

Para ir a la isla hay que coger un ferry en el puerto. Nuestra visita comenzó a las 11.30 cogiendo el ferri que te lleva a la isla y tras llegar allí una persona nos explicó en plan meeting  la distribución de todos los edificios en la isla y qué se puede ver en cada uno de ellos.

Empezamos por ver unos videos para continuar cogiendo un aparato con un audio que te va guiando en tu vista al interior de la prisión. Posteriormente visitamos la parte exterior así como unos talleres para finalmente tras unas cuatro horas coger el ferri de vuelta.

DSC00219 DSC00218

DSC00223

Vistas de Down Town desde Alcatraz

Una vez de vuelta en San Francisco, comimos un sándwich y fuimos andando y visitando Down Town donde encontramos un parquecito muy bonito en el que descansamos. Para cerrar nuestro día fuimos a cenar a un italiano antes de volver al hoster.

DSC00235

Parque donde sentarse y conversar antes de que anochezca

Miércoles 25

El miércoles por la mañana alquilamos unas bicicletas junto al muelle con tres argentinos que habíamos conocido el hoster. En un día plenamente soleado, juntos fuimos pedaleando por el carril bici de la orilla de San Francisco, acercándonos hacia el Golden Gate y por supuesto tomando unas fotos de camino.

DSC00246

Las chicas, los argentinos y yo camino del Golden Gate

DSC00245

DSC00257

DSC00274

En el Golden Gate

Después de un rato llegamos al famoso puente y lo cruzamos montados en nuestras bicicletas. Fue una experiencia muy bonita en la que hubo que tener cuidado porque en algunas zonas del puente hay bastanteaste tráfico de turistas. Después, seguimos pedaleando hasta la zona conocida como Sausalito. Es una zona donde vive gente adinerada con unas calles al lado de la bahía muy bonitas con tiendas, restaurantes y también zonas verdes y pequeñas playitas.  Tras comer en un mexicano, nos tiramos un rato a tomar el sol en un parque ya que ese día hacía mucho calor.

DSC00300 DSC00292

Rodeando la bahía

Después del descanso cogimos las bicicletas de nuevo para seguir rodeando la bahía hasta la zona conocida como Tiburón. El paseo siempre iba al lado o muy cerca de la bahía y las vistas con el sol eran simplemente geniales. Allí en Tiburón, después de haber recorrido unos 28 km cogimos el ferri de vuelta a Down Town mientras se ponía el sol.  Como resultado de la experiencia en bici, obtuvimos cuellos y caras un poquito quemados.

DSC00308

Volviendo en ferry a Down Town con la puesta de sol

Jueves 26

El jueves nos levantamos temprano y el otro Javier y yo nos fuimos al consulado de España es San Francisco. Nuestro objetivo era hacer el papeleo para poder votar en las próximas elecciones municipales del mes de Mayo. Tras un buen rato allí, Javier lo consiguió mientras que yo aún tendré que enviar algo de documentación desde Portland.

Después del consulado, como Javier tenía otros planes con un familiar y las chicas habían decidido ir de compras, aproveché y fui al parque del Presidio que es enorme y está cerca del puente del Golden Gate. Donde me dejó el bus estaba un poco lejos de la playa así que anduve por una ruta cerca de una hora hasta llegar a unos miradores cerca del puente y desde los cuales ves el puente y gran parte de la bahía.

DSC00382

En la primera playa debajo del Golden Gate

Posteriormente bajé a unas playitas que hay y me recorrí tres playitas seguidas descalzándome y mojándome los pies pues hacía un calor increíble. Cuando llegué a la playa principal me senté, leí y tomé el sol durante un par de horas. Me atrevería a decir que el  mejor momento en San Francisco.

DSC00426 DSC00429

Playita donde tomar el sol, leer y relajarse

Cuando quedaban todavía un par de horas de luz, cogí el autobús y me fui a visitar un poco el parque del Golden Gate. Es otro parque enorme y precioso y solo me dio tiempo a ver un poquito antes de que anocheciese. Finalmente me reuní con los demás en el hoster.

DSC00435

Atardecer en la isla del parque

Viernes 27 de Marzo

¡Mi cumpleaños! Este día fue una locura. A cada uno le faltaba ver unas cosas de San Francisco así que fue todo un poco independiente.  Fue el resultado de haber hecho planes diferentes el día anterior.

Yo empecé mi día yendo al ayuntamiento. Como no estaba muy lejos del hoster anduve hasta allí. El ayuntamiento es enorme y también lo es la plaza donde está situada.

DSC00444

Plaza del ayuntamiento de San Francisco

Ese día el tiempo no era muy bueno y estaba cubierto y la temperatura había bajado bastante. Después tomé un bus hasta el Castro para vistitar  la zona gay de San Francisco. Aunque me lo habían recomendado, allí no había mucho que ver. Solo una calle y no muy larga. Después tomé un bus para ir a Twin Peaks que es el punto más alto de la ciudad y desde el cual se ve toda la ciudad y gran parte de la bahía. Arriba del pico hacía muchísimo viento y las nubes permitían ver solo una parte pequeña.

Pronto cogí otro bus y fui al barrio hippy y después empecé mi visita al parque del Golden Gate en el que ya había estado brevemente la tarde anterior. El parque es larguísimo y merece la pena visitarlo sin duda. En el Young Museum subí a una torre con un piso de cristal desde el cual hay unas vistas muy bonitas de la ciudad.

DSC00472 DSC00484 DSC00487

DSC00494

Varias fotos tomadas durante mi recorrido por el parque

Poco a poco seguí dando vueltas por el parque, comí y fui avanzando en dirección a la playa. Poco a poco el sol fue saliendo y volvía a hacer calor. Después de unas tres horas en el parque llegué a una playa larguísima y en la que había surfistas y gente practicando kite surf aprovechando la brisa.

DSC00545DSC00517

Cerca de la playa había quedado con Javier y los dos estuvimos andando por unos acantilados con unas vistas preciosas.

DSC00549

Paseo por los acantilados y el borde del mar

Finalmente volvimos al hoster para cenar y celebrar con las chicas mi cumpleaños. Por supuesto también hubo alguna cerveza aunque no hubo mucha fiesta pues al día siguiente teníamos que salir pronto y conducir 10 horas en nuestro regreso a Portland.

Hasta aquí mis aventuras en San Francisco. Espero tener otras nuevas muy pronto y así poder contaros de nuevo. Un saludo a todos.

Camino de San Francisco

En esta nueva entrada y en la siguiente os voy a contar mis experiencias en mis vacaciones de Spring Break en la Bahía de San Francisco, las cuales compartí con mis amigos Cristina y Javier Betterridge que como yo están trabajando en Portland y Uxue que está trabajando en Minnesota. Es una pena que Marta (Dakota del Sur) no pudiera finalmente venir por problemas en su vuelo.

Nuestro viaje a San Francisco empezó el sábado 21 de madrugada. Sin embargo para mí empezó antes, ya que tuve que ir la tarde anterior al aeropuerto a recoger el coche alquilado. Los papás de la familia, Dave y Raquel, muy amables me llevaron aprovechando que tenían que ir a Ikea a comprar y mirar unas cosas. ¡Si! ¡Aquí también ha llegado Ikea! Juntos fuimos al centro comercial, y cuando cerraron, me dejaron en el Aeropuerto.

El sábado por la mañana, me levanté muy temprano, y fui a recoger a Javier a su casa y después a Cristina. Lo primero que hicimos fue bajar a Down Town porque teníamos que comprar dos cajas de Doughnut. El motivo fue que Javier se iba a quedar en San Francisco con un familiar de su host family y esa persona le había puesto como único requisito llevarle dos cajas de las famosas Doughnut de Portland.

Una vez que lo teníamos todo listo emprendimos la marcha hacia el Sur. Nuestro propósito era visitar Crater Lake en nuestro camino, y dormir en un pueblo del sur de Oregón para el domingo seguir conduciendo bajando hasta San Francisco por la carretera de la costa.

Tras casi 3 horas conduciendo llegamos a la aldea de Sisters. Esta aldea es muy conocida por tener su calle principal con tiendas y restaurantes con el exterior decorado como el antiguo oeste. Es bonito de ver, pero más allá de la calle principal, prácticamente no hay nada que ver. Allí nos detuvimos y comimos un sándwich.

Posteriormente pasamos por Bend y seguimos hacia el sur. Por el camino Javier muy amable cogió el coche para darme un descanso y tras casi otras tres horas llegamos a Crater Lake.

10997803_10153155719891963_2039073934125752924_n

Un pequeño cañon abajo de Crater Lake

Crater lake es, como su propio nombre indica, un cráter en el que se ha formado un lago natural. Este accidente geográfico se formó por el hundimiento de un volcán siendo el agua que rellena el cráter de un color azul muy intenso y característico. El cráter no es pequeño en absoluto, midiendo 8 km por 9,6 km. Además el lago es el lago más profundo de todos los Estado Unidos teniendo 594 metros en su punto más profundo.

DSC00009

DSC00017

Cuando planificamos el viaje teníamos miedo de que no pudiésemos llegar al lago ya que está situado a una gran altitud y nieva con frecuencia. Afortunadamente las quitanieves pasaron por la mañana y pudimos llegar allí y visitarlo. Contemplar ese lago azul intenso es realmente una pasada.

Una vez que visitamos Crater Lake, pusimos rumbo a Medford. Cristina había reservado un motel para dormir y allí pasamos la noche. Muy peculiar el sitio, muy de película americana.

El domingo nos levantamos supertemprano porque teníamos un largo viaje por delante. A las 6 de la mañana salimos de Medford. Al principio tocaba retroceder un poco para coger la autopista hacia la costa. Después de dos horas y media llegamos a Crescent City, un pueblo costero, donde paramos a desayunar.

22610_10153155723406963_6031778920856599662_n

Posteriormente, seguimos hacia el sur. Por el camino pasamos al lado del parque Nacional de Red Wood, donde ya había estado y del cual escribí una entrada en mi blog. Aunque no lo visitamos, la carretera pasaba al lado de algunos árboles enormes y paramos a disfrutarlo.

Más al sur atravesamos la ciudad de Eureka y,  con el otro Javier conduciendo, seguimos la autovía 101 por el interior hasta un pueblo llamado Legett de donde sale la ruta 1 hacia San francisco. La ruta 1 es una carretera casi siempre pegada a la costa. Esa era la carretera que habíamos planeado coger y por la cual queríamos llegar a San Francisco.

images

Al principio la ruta número 1, en su camino hacia la costa recorre serpenteando unas 20 millas unas montañas para llegar a la costa. Tras hacer ese recorrido paramos a comer. A partir de ese punto la carretera va pegada casi siempre a la costa del norte de California durante unas  250 millas para acabar llegando a San Francisco.

DSC00042

Mis compañeros de viaje Javier y Cristina a la orilla de los acantilados

Hay que decir, que tuvimos un poco de mala suerte con el tiempo. Nosotros nos habíamos imaginado yendo por la ruta hacia San Francisco con el mar al lado y mucho mucho sol. Y por el tiempo que tuvimos el día anterior en Crater Lake todo parecía que nuestras expectativas se iban a cumplir. Pero ese día amaneció nublado y por mucho que avanzamos en dirección sur, el sol de california nunca llegó a aparecer.

DSC00037

Es camino por la ruta 1 se hizo largo, porque hay muchas montañas, desembocaduras, lagos,  bosques, y la carretera es bastante complicada y las millas van cayendo muy lentamente. Es una zona de California muy despoblada debido a su inaccesibilidad y muy natural, los paisajes son realmente bonitos y la verdad es que merece totalmente la pena. En algunos puntos la ruta es realmente increíble y muy muy bonita. Lástima del sol.

DSC00049

La experiencia mereció la pena y siempre voy a acordarme de esa carretera, la ruta 1. Nunca he recorrido nada igual al lado del mar, si acaso algunos lugares de Galicia, Asturias o Cataluña, pero desde luego no tantos kilómetros seguidos junto al mar.

Después de muchas muchas curvas y mucho tiempo siguiendo la ruta 1 empezó a caer la tarde. Ya estábamos muy cerquita de San Francisco y los últimos veinte minutos de la ruta nos tocó recorrerlos ya de noche. Después de más de 6´5 h conduciendo por la ruta 1, finalmente ésta tocaba a su fin. Pero lo más importante, después de un largo día, por fin y finalmente ¡¡Estabamos en San Francisco!!

Sin embargo todavía nos tocó buscar el parking al otro lado de la bahía donde íbamos a dejar el coche toda la semana. El nombre del parque era El Cerrito del Norte y estaba al lado de una de las estaciones de metro de la bahía de San Francisco aunque un poco lejos. Merece la pena hacer eso porque eran 7$ día, y en el centro de San Francisco puedes pagar 25-35 $ al día.

Cuando llegamos al Cerrito y aparcamos, después de haber pasado más de 13 horas en el coche, quizá 14, nos quitamos un peso de encima. ¡¡Fue un día de locura!!  Ya solo nos tocaba coger el metro, cosa que hicimos, y tras una hora más finalmente llegamos al hotel donde nos reunimos con Uxue que había llegado el día anterior. Fue un día de locura, aunque los paisajes de sur de Oregón y norte de California son sencillamente geniales.

Comienzo de Spring Break

Bienvenidos a mi blog otra vez. Lo primero gracias a todos por seguir leyendo.

Hace ya  bastante de mi último viaje fuera de Portland, y aunque he tenido un par de aventuras en las que he ido he ido a esquiar al monte Hood en fin de semana, no es lo mismo. !Ya estoy deseando un nuevo viaje!

Se que estais pensando que mi último viaje fue en Navidades hace apenas dos meses y medio, pero es que solo he venido a America por 10 meses y hay muchas muchas cosas que ver. Por suerte mi siguiente viaje ya está más que listo. Me voy mañana sábado a visitar San Francisco.

Dicen que San Francisco es la segunda ciudad más bonita de Estados Unidos después de New York. No se si será para tanto, pero sin duda merecerá la pena. Allí pasaré cinco días de mis próximas vacaciones y por supuesto !Os contaré a la vuelta!

Espero que vosotros también tengais un buen tiempo por España o por allá donde os encontreis.

Nos vemos pronto en otra entrada

MI SEGUNDA HOST FAMILY: LOS McCORMICK

Hace una semana publique una nueva entrada en la que os hablé de la nueva casa a la que me mudé ya hace algo más de un mes. Pero sin embargo aún no os he contado como es la nueva familia con la que vivo. Ellos son la familia McCormick.

La familia McCornik está formada por cinco miembros. David y Rachel son los cabeza de familia. Ellos tienen tres hijos, todos ellos niños William, Josh y Theodoro (Theo). Desde mediados de Enero yo formo parte de esta familia compartiendo largas tardes con ellos, las comidas y cenas y bastantes actividades juntos los fines de semana.

Ellos son una familia muy característica y todos ellos están muy interesados en el español. Y es que la familia McCormick vivió dos años en España, concretamente en Barcelona. Conocen España bastante bien, su cultura y les interesa bastante todo lo relacionado con el español. Los tres niños están en el programa de español y en general los tres lo hablan y lo entienden bastante bien.

20150117_115807

Los tres hermanos de la familia McCormick con su estadio hecho de gingerbread

Ahora os contare de manera más específica sobre todos y cada uno de los miembros de la familia McCormick.

DAVID

David es el papá de la familia. Él trabaja para HP en la sección de impresoras y su trabajo está relacionado con marketing y planificación. David normalmente trabaja desde casa cosa que parece estar bastante extendida en los estados unidos, al menos en parte.

En este mes que llevo viviendo con ellos él ha estado bastante ocupado trabajando en un nuevo proyecto de empresa y también ha tenido que hacer unos cuantos viajes por el trabajo. Viajó a Texas, Chicago, y también Alemania y Barcelona.

David es una persona simpática y que siempre está de buen humor y dispuesto a ayudar y enseñar. Pese a que trabaja duro, siempre tiene tiempo para su familia y para sus hijos. Le encanta dar un paseo con Rachel y los niños al parque a jugar, ayudar a los niños a hacer los deberes o incluso leer un cuento a Theo antes de que el peque de la casa se acueste.

David es una persona cercana, al que le gusta mantenerse informado. Como hobbies le gusta ver los partidos de futbol Americano y sobre todo le encanta ir a practicar esquí.

20150307_144418

Rachel y David juntos

RACHEL

Raquel es la mamá de la familia y una persona super atenta y super agradable. Yo diría que es adorable. Ella no trabaja pero en realidad si lo hace ya que ocuparse de tres niños es una tarea para nada fácil. Personalmente Raquel me ayuda bastante y siempre me pregunta por cómo me ha ido el día y me cuenta los planes que tiene la familia invitándome a participar con ellos.

Entresemana, por las mañanas Rachel tiene que preparar la comida llevar a sus dos niños pequeños a la escuela mientras que Will y yo cogemos el bus escolar juntos. Por las tardes, ella tiene que recogerlos y llevar a los niños a diferentes actividades extraescolares.20150226_192335

Rachel preparando Sushi con mis hermanitos

Ella pasa mucho tiempo con los niños, ayudándoles tanto con las tareas de la escuela como con cualquier otra cosa que los niños necesiten. Presta mucha atención a todos sus hijos y reparte el tiempo con todos ellos a la perfección. Personalmente creo que estoy aprendiendo muchísimo de ella respecto a cómo educar a los hijos.

WILLIAM

¿Para qué llamarle William si le puedo llamar Will? Y así es como la mayoría de la gente llama al mayor de los tres hermanos. Will tiene 13 años y estudia séptimo grado en el programa de inmersión de español en la escuela donde yo trabajo, West Sylvan Middle School. Sin embargo, aunque trabajo con los estudiantes de séptimo grado, lo hago en el grupo de la mañana y Will está en el de la tarde, así que no coincidimos mucho en la escuela.20150304_204450

El español de Will es muy fluido y muy bueno fruto de la aventura de su familia en Barcelona. Él prácticamente entiende todo lo que yo le digo y es capaz de responderme de manera automática haciendo muy pocos errores. A veces me sorprende del vocabulario que sabe y creo que si estuviese otro año viviendo en España su español sería casi perfecto.

Entre los hobbies de Will se encuentran el soccer, el tenis y también el baloncesto. El tenis lo practica un par de veces por semana mientras que normalmente tiene un partido de soccer el fin de semana. Pero sin embargo Will es un chico muy tranquilo y yo diría que su mayor afición es la lectura. Y es que Will es un feroz lector capaz por ejemplo de devorarse un libro de 600 páginas en dos días y de leer hasta 4 horas seguidas. Por otra parte es muy inteligente, tiene habilidades con casi todo y es capaz de plantarme cara al ajedrez teniendo yo que trabajarme la victoria muy duro.

JOSH

Josh es el mediano de los McCornick y acaba de cumplir 11 años la semana pasada. Para celebrarlo esa noche comimos Sushi y también él y yo fuimos a un partido de los Trail Blazers. Él estudia 5º grado en la escuela de primaria de Ainsworth también en el programa de inmersión de español. El año que viene empezará la secundaria e irá mi escuela, West Sylvan.

El español de Josh, como el de su hermano Will, es muy bueno y fluido. Quizá el de Will es un poco mejor pero también es cierto que es más mayor y lo ha estudiado más años. Pero Josh también es bien capaz de entenderme todo o casi todo y de contestarme y explicarme cosas con muy poquitos errores.

20150225_192148

20150225_214917

Josh y yo disfrutando de los Portland Trail Brazers

Normalmente Josh es bastante tranquilo aunque también le encanta correr y a veces tirarse por el suelo de la casa. Además es bastante expresivo y le encanta poner caras divertidas cuando te habla.

Entre sus hobbies destaca la fotografía por un lado y el tenis por otro. Además también es necesario decir que Josh es un gran lector y al igual que su hermano se puede pasar horas leyendo bien concentrado. Otros hobbies de Josh son el ajedrez y las damas y por supuesto algún juego del teléfono o la tablet.

THEODORO

Theodoro o Theo, que es como le llama todo el mundo, es el menor de toda la familia McCormick y sin ninguna duda el más activo de todos. De él podría decirse que, como buen niño, es un auténtico terremoto.

Theo tiene siete años y estudia 2º grado en el programa de inmersión de español de Ainsworth. Aunque Theo está en su primer año de inmersión de español, es capaz de hablar bastante bien el español y aprende muy deprisa. Entre semana yo le ayudo y casi todos los días después de cenar le leo un libro en español y él también lee para mí. Cuando yo le leo me entiende casi todo y si le hago preguntas es capaz de responder y explicarme lo que ha pasado en la historia muy bien.

Como actividad extraescolar Theo va a clases de cerámica. Algunos hobbies que le gustan son leer comics y jugar con casi cualquier cosa, se puede entretener jugando con un yoyo, una pelota, unos stickers, corriendo, dibujando o tirado en la alfombra de su cuarto con algún juguete.

Como todo niño tiene mucha imaginación y un punto de vista de las cosas muy divertido y también hace preguntas a los adultos complicadas de responder. Theo es muy divertido y es un buen niño que siempre obedece a su mamá.

20150307_152029

La familia unida de excursión. Un día genial.

Hasta aquí la familia McCormick. Con ellos estaré hasta finales de Junio y la verdad estoy muy contento con ellos porque son una familia muy unida y llena de vida. De momento he estado con ellos algo más de un mes pero puedo decir que con ellos cada día aprendo y los niños son una monada y con ellos no te aburres, y esa es la mejor manera de aprender un idioma.

Espero que os haya gustado la nueva entrada del blog. Seguid leyendo y dejándome comentarios.

marcosmarconius

Hodgepodge of varied curiosities; miscellany of photography, drawing and writing; portfolio if needed; collage of my trips around the world; and humble laboratory of journalism.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.